Centrar la atención en la persona transforma la asistencia geriátrica y gerontológica