Tan solo dos semanas en el sofá pueden desencadenar el declive corporal