Porque es bueno que nuestros seres queridos estén en una residencia para adultos