Los ventiladores podrían no ser una buena opción para que las personas mayores se refresquen