Los mayores que viven solos son más proclives a ingresar en una residencia