Abuelos recidencia geriatrica en caballito

Un estudio muestra que las personas mayores cuentan con “un fuerte apoyo en recursos internos” para atravesar este momento, “como la tolerancia, la paciencia y la adaptación”, entre otros.

Por Natalia Muñiz

Una investigación demuestra que los adultos y adultas mayores tienen “mejores condiciones emocionales” ante la pandemia y la cuarentena “en comparación con personas más jóvenes”, a pesar de “constituir un grupo de riesgo”.

Los resultados de una encuesta realizada a 812 personas mayores de 60 años que residen en la Ciudad de Buenos Aires arrojaron “datos positivos en relación a los modos de vivenciar” este contexto, “con pocos cambios de hábitos”, principalmente porque tuvieron que hacer menos “ajustes”.
También se destaca “la mejor regulación emocional o el efecto de positividad que permite una moderación en las emociones negativas”.

En este marco se demuestra que aun cuando “hay un aumento en la ansiedad” ante la pandemia, esta “disminuye” cuando la pregunta aborda los miedos.

Entre los “facilitadores” para atravesar la cuarentena se destaca “un fuerte apoyo en recursos internos como la tolerancia, la paciencia, mantener el buen humor, tener capacidad de adaptación, mantener la calma, ser creativos”.

Este panorama indicaría “un control secundario, es decir, la capacidad de pos datar lo que no se puede realizar o realizarlo a través de otros o simplemente modificar el deseo cuando no se encuentra la posibilidad de efectivizarlo”. Y esta “aminoración de expectativas” funciona como “otro elemento que hablaría de cierta sabiduría de la vejez”, se concluye.

La encuesta sobre “Aspectos Psicosociales de las Personas Mayores en Cuarentena” fue realizada por la Cátedra de Psicología de la Tercera Edad y Vejez de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

“Los datos nos sorprendieron. Se derrumba el mito que las personas mayores son débiles, (dado que) no hay nada más que demuestre la fortaleza psicológica de la vejez” que estos resultados, señala el Dr. en Psicología Ricardo Iacub, titular de la cátedra y director de la investigación.
Asimismo destaca que los resultados corresponden cuando todavía “no hay un pico” de la pandemia en nuestro país.

También el estudio se está realizando el estudio en la ciudad de Taca (Chile), Lima (Perú) y Ciudad de México (México) a fin de comparar los resultados.

Los resultados

Al consultar si durante la cuarentena salieron de su casa se indica que el 70% para comprar; el 48,2% para ir al banco; el 26,2% para atenderse por salud (incluye vacunación); el 15,5 no salió de la casa.

“La mayoría salió pero en una frecuencia muy baja, una vez por semana o quince días para ir a comprar. Por género, los varones salieron más que las mujeres, sobre todo para ir al banco y para ir a comprar. Pero cuando suben los niveles educativos se emparejan las salidas”, explica Iacub.

Ante la pregunta si presentan síntomas compatibles con Covid-19 qué acciones tomaría, Iacub advierte: “El 67% llamaría a los números de teléfono oficiales como el 107, que es lo que corresponde; pero un 36,7% dijo que consultaría a su médico de cabecera, con el riesgo que puede conllevar que se dirija a un consultorio. También hubo un 7,9% que dijo que iría a la guardia y un 3,5% que tomaría analgésicos”.

En este sentido remarcó la importancia que las personas mayores tengan en cuenta “el protocolo sanitario (ante la pandemia), que siempre hay que llamar al 107 en la Ciudad de Buenos Aires o al 148 en la Provincia, no hay que ir a una guardia ni automedicarse”.

«Hay todo un protocolo (llamar a los teléfonos oficiales) que está hecho para que la gente esté más cuidada y el Estado garantice los servicios”, resaltó.
Respecto a los hábitos en la cuarentena hubo “pocos cambios”, lo que puede estar asociado a que tuvieron que hacer “menos ajustes ante el nuevo contexto”, indica el especialista.

Algunas de las preguntas fueron:

  • ¿Empeoró su forma de alimentarse?: 53,9% no hubo cambios; 38,4% moderados; 7,6% cambio alto.
  • ¿Aumentaron las horas de sueño?: 49,8% no hubo cambios; 40,4% moderados; 9,8% cambio alto.
  • ¿Se modificaron los hábitos higiénicos?: 58,9% cambio alto; 37,4% moderados; 3,8% no hubo cambios.

Asimismo en la encuesta se destaca que el 53,7% no más dificultades para dormir durante la cuarentena; el 36,9% moderado; 9,4% alto.

El 51% de las personas mayores encuestadas reorganizó “un poco” sus tareas diarias; el 42% mucho; el 7,1% nada.

Y sobre los cambios de hábitos sexuales, el 79,6% contestó “no hubo cambios”; el 14,6% moderado; el 5,8% cambio alto.

Emociones

Respecto a la situación emocional, la triste aparece “un poco”, con el 59,2%; “nada” 32,7%; “mucho” 8,1%.
También se indica que “la mayoría encuentra cambios moderados en la ansiedad, manifestándose más en las mujeres”.

Asimismo se destaca que la preocupación por lo económico, “en los jubilados/as aparece especialmente al bienestar de los seres queridos y en los que aún trabajan en términos personales”.

En tanto, cuando se pregunta si siente frente a la pandemia: 51,2% poco; 38,5% nada; 10,2% mucho.
Al respecto se indica que “mientras el escenario de la pandemia pueda ser medianamente controlable, como en nuestro país, las personas mayores encuestadas aplicarían mecanismos eficaces frente al miedo”.

En tanto, Iacub destaca otro dato: “en relación al aburrimiento manifestaron que se aburren ‘poco’ y ‘nada’, con lo cual supieron discriminar las emociones y tuvieron recursos para poder afrontar” la cuarentena.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

clear formSubmit

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.