Estudios demuestran que la realidad virtual puede ser una herramienta “útil” para los enfermos de Alzheimer