Abuelos, nietos y viceversa: solidaridad intergeneracional en mayúsculas